domingo, 17 de abril de 2011

La importancia de llamarse Kate

Kate Middleton, Kate Winslet, Kate Perry, Kate Bosworth…parece que la importancia de llamarse Kate te lleva directamente al estrellato. Pero también hay una Kate a la que su nombre le ha llevado a estrellarse en algunos momentos, ella es: Kate Moss.

Ser musa de diseñadores e idolatrada por expertos del mundo de la moda es algo de lo que no pueden presumir todas las modelos. Ella es baja, si, ella tiene una cara extraña, también, pero hace algo que ninguna otra consigue: llenar una pasarela o transmitir a través de una fotografía.

Ella había afirmado en algunas ocasiones su adicción a las drogas y el alcohol, pero el hecho que realmente la desprestigió fueron las fotos publicadas en el año 2005 esnifando cocaina. En esos momentos Moss perdió todos los contratos y muchos vaticinaron el final de su carrera. Nada más lejos de lo contrario, el ocaso de la diosa Kate sería reclamo publicitario. Al principio numerosas firmas rescindieron su contrato con la modelo británica, pero meses después se dieron cuenta de que Kate, sea como sea, sigue vendiendo. ¿No era esta una posición hipócrita? Entiendo que ninguna firma quiera estar vinculada a una modelo con adicciones, pero se debe distinguir entre la Kate Moss que se sube a una pasarela y la Kate Moss que está entre bambalinas.

De cara a la sociedad a veces puede resultar altiva y desafiante, como lo hizo en el último desfile de Louis Vuitton en la Semana de la Moda de París, donde salió a escena fumando un cigarro. Muchos se le echaron encima, pero fue Marc Jacobs el que afirmó que Kate solo estaba cumpliendo órdenes.

Algunas de sus últimas colaboraciones han sido para Dior, donde la maison pone en los labios de Kate Moss cuarenta y cuatro tonos diferentes que permiten a la mujer jugar con la moda del momento. Ella no es solo reclamo internacional, también es aclamada en nuestro país: ha sido fichada por Mango para rodar un spot que se va a emitir la próxima temporada.

También ha protagonizado la última portada del mes de mayo de Vogue Brasil, donde posa tal y como su madre la trajo al mundo: desnuda y con dos brazaletes como complemento. Con esta portada especial se pretende conmemorar el 36 aniversario de la revista: ¿no parece una ironía pues aparecer desnuda para celebrar el aniversario de una publicación de moda?

Sea como sea, Kate Moss es distinta, indomable, controvertida, polémica, querida por muchos y odiada por otros, pero eso no quita que sea la top model más versátil y transformable de todos los tiempos.

Miriam Sirgo González

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada