Nuestro tema

Entendiendo el método científico como un conjunto de reglas que sirven para fundar la ciencia y discriminar lo que es ‘conocimiento científico’ de lo que no lo es, lo aplicamos al periodismo siguiendo estos pasos: observación, investigación, hipótesis, pruebas, conclusiones y comunicación de los resultados.

Antes de explicar dichos pasos haremos referencia al Manual de Investigación en Ciencias Sociales de Quivy y Campenhoudt y más concretamente, a lo que ellos llaman "la huida adelantada", expresión con la que aluden a los fallos más comunes que se cometen al empezar un proyecto de investigación como son la voracidad libresca, el callejón sin salida de las hipótesis y el énfasis que obnubila. Si queremos evitarlos deberemos invertir correctamente nuestro tiempo en definir nuestro trabajo, fijar las hipótesis para recoger posteriormente información de obras relacionadas con las mismas y, sobre todo, no utilizar un lenguaje "pomposo" e "ininteligible" porque dificultaría la comprensión del proyecto realizado.

Una vez aclarado este punto, continuaremos con el desarrollo del método científico. En primer lugar deberíamos observar la situación del sector de la moda actualmente en España, atenderíamos al panorama laboral en general y buscaríamos oportunidades en el mercado y para ello deberíamos reconocer una “necesidad” o complementar algo que esté a medias. Luego nos haríamos una serie de preguntas: como, por ejemplo, qué nos gusta hacer, cómo llevaremos a cabo nuestro camino y las clasificaríamos: qué puestos de trabajo son los más solicitados, los que menos, qué área del periodismo de moda está masificada, cuál es la mejor remunerada…

Para resolver nuestras incógnitas llevaríamos a cabo una fase de investigación, consultando diversas fuentes como libros (Beauty in Vogue), revistas especializadas en moda (Marie Claire, Elle, Telva), páginas web (Chicisimo, Trendencias), profesionales del sector (Charo Izquierdo, directora de Yo Dona; Yolanda Sacristán, directora de Vogue; Alicia Parro, directora de Glamour). Es decir, trataríamos de adquirir conocimientos teóricos concretos.

Después de investigar plantearíamos hipótesis: ‘si creásemos un blog, ¿obtendríamos beneficios?’; ‘si nos dedicamos al periodismo de moda online, ¿tendremos más oportunidades laborales que en un medio impreso?’. Para saber si pueden cumplirse o no experimentaríamos, haciendo pruebas, y desarrollaríamos el trabajo para seguir el camino de esa oportunidad potenciando nuestras cualidades. De este modo obtendríamos unas conclusiones finales y respuestas a todas las preguntas previamente planteadas, sabiendo de esta manera si hemos alcanzado el éxito o fracaso en nuestro estudio.

Si atendemos al cambio experimentado en la moda con el fenómeno ‘blogger’ podemos deducir que debido al éxito y a la aceptación que están teniendo, existe futuro en este campo. Gracias al método científico sabremos si tenemos o no oportunidades laborales en el campo al que nos queremos dedicar y la evolución del periodismo de moda dentro de los próximos años. Para que los demás puedan beneficiarse de nuestros estudios, informaremos sobre nuestras conclusiones, creando comunicación para ayudar a futuras generaciones de periodistas interesados por la moda. El resultado de nuestra investigación puede consultarse en el siguiente enlace. Esperamos que os sirva de ayuda y que os sea tan útil como a nosotros.