martes, 11 de enero de 2011

El Imperio donde no se ponía el sol

No, no os habéis equivocado. No hemos modificado los contenidos del blog por otros de temas históricos. En esta nueva entrada, a pesar de lo que pueda dar a entender el título, tampoco hablaremos de la moda en la España del SXVI, ni de la moda en la Corte de Felipe II. Si no del nuevo Imperio español, el imperio de la moda española, que en los últimos años ha devuelto a España un posición colonial que no conocía, al menos, desde la pérdida de Cuba y Filipinas, allá por el fatídico 1898.

Al hablar del imperio de la moda española a todo españolito que se precie se le viene una empresa a la cabeza: Inditex, y por supuesto una firma, Zara. Pero lo que hoy es sin duda un gigante de la moda -capaz de adquirir los mejores locales de los más exclusivos barrios de las más importantes ciudades de prácticamente todos los países del mundo- comenzó siendo poco más que un pequeño taller de costura. Pero la relación con la moda de su fundador, Amancio Ortega, viene de lejos. Con sólo 14 años, este leonés considerado actualmente el hombre más rico de España, comenzó siendo recadero de una camisería de lujo en La Coruña. Desde entonces y hasta ayer -cuándo anunció que abandonaba la presidencia de Inditex en favor de Pablo Isla- Ortega no ha dejado de moverse entre costuras.

                                              Amancio Ortega, de la mercería a la lista Forbes.


El fundador de Confecciones GOA (1973) aprendió los secretos del sector como dependiente de la mercería La Maja, donde trabajó junto con sus hermanas, aunque sería en 1975 cuando sentó la base de su imperio textil: ese año nació Zara. La firma creció poco a poco, sin prisa pero sin pausa. La compañía aceleró su expansión nacional a través de Inditex, constituida en 1979, e inició el acceso a los mercados internacionales a finales de los ochenta con la apertura de una tienda la ciudad portuguesa de Oporto.

Zara, hasta en la gran manzana.

Según apuntan los expertos, la clave del negocio de Amancio Ortega fue comercializar las tendencias recogidas de los principales diseñadores a un precio razonable, una estrategia que revolucionó el mundo de la moda en las últimas décadas. Inditex, propietaria a su vez de marcas como Pull and Bear, Massimo Dutti y Bershka, ganó 1.179 millones de euros, en los nueve primeros meses de su último año fiscal, un 2010 en el que abrió su tienda 5.000 y su punto de venta online.


                                                   El prêt-à-porter, clave del éxito de Inditex.


Ahora, este empresario hecho a sí mismo que, pese a la crisis global no ha dejado de aparecer en la lista Forbes que recoge las mayores fortunas del planeta, cede el testigo al madrileño Pablo Isla (hasta ahora Consejero Delegado de la mutinacional), quién tendrá la difícil tarea de aumentar el prestigio y los beneficios de Inditex en una época no precisamente idílica.

Jesús del Pino.

1 comentario:

  1. la verdad es que el tio se merece un descanso!!!! bastante ha hecho por la moda y por España ;-)
    muaks!!!! y te sigo!!!!!

    ResponderEliminar