jueves, 4 de noviembre de 2010

HISTORIA DE LA MODA: 2.3 EL TRAJE DE LA PREHISTORIA

El conocimiento del traje se encuentra limitado a un pequeño número de elementos cuyo material duradero (piedra, bronce, hueso) ha permitido su conservación, mientras que los de material perecedero (fibras, corteza, cuero, piel) han desaparecido en la mayoría de los casos, siendo muy raros los hallazgos, ya sea en algunas zonas de alojamiento, principalmente lacustres, como en sepulturas.
Se pueden suplir ciertas lagunas gracias a los métodos cada vez más rigurosos, que se aplican en las excavaciones arqueológicas, puesto que existe la feliz tendencia de extender a un campo creciente descubrimientos la técnica científica, capaz de sacar la máxima información acerca de las materias utilizadas y los procedimientos de fabricación empleados. Unos excelentes estudios realizados en Escandinavia y Suiza atestiguan los resultados que podrían obtenerse con una aplicación todavía más metódica de los análisis químicos y espectrográficos.
A pesar de que se considera posible formarse una idea relativamente exacta del traje prehistórico gracias a los elementos conservados y sus materias, es mucho más difícil descubrir los límites del tiempo y el espacio dentro de los cuales dicho traje haya podido ser llevado, las modificaciones que ha sufrido y las causas que las han motivado.
El hecho de que en las regiones de clima más templado los pueblos cazadores se hayan adornado más que vestido trae aparejada “la búsqueda de los orígenes de este comportamiento en la voluntad de distinguirse de los otros miembros del grupo, en razones tanto espirituales como materiales: el deseo de llamar la atención o de atraer simpatía, de precisar los grupos de edades, la clasificación tribal o la condición del individuo, soltero, casado o viudo. También pueden establecerse relaciones con las ceremonias religiosas, así como con las manifestaciones de luto y con la guerra.”(Lantier, página 99)
De la época prehistórica se conocen las formas del traje mágico que correspondía a las prácticas que se desarrollaron en el norte de Cantabria. El más curioso sigue siendo el del brujo disfrazado con una cola de caballo y llevando una cornamenta de un ciervo, tal como se encuentra representado en la cueva de Les Trois- Frères.

Brujo, cueva LES TROIS-FREIRES

Es muy posible que en los países cálidos las pieles utilizadas para los trajes se hayan destinado a tapar las partes sexuales, pero podría darse el caso de que ello haya obedecido a una idea religiosa más que una necesidad física; para disimular y no para proteger. Primero de piel y más adelante de tejido, esta indumentaria ancestral fue respetuosamente conservada en el ejercicio del culto: encima del sarcófago de Hagia Triada (alrededor de 1500 antes de Cristo), una piel abigarrada de pantera ciñe a los portadores de ofrendas y a las sacerdotisas.

PAMPANILLA DE MUJER
Las estrías representadas sobre los muslos de esta estatuilla sugieren una especie de pampanilla formada por tiras trenzadas y acabadas en fleco.
VENUS DE LESPUGUE, PALEOLÍTICO SUPERIOR, MUSEO DEL HOMBRE, PARÍS

                                                                                                  Blanca Glamour

No hay comentarios:

Publicar un comentario